Tabule

Las mejores recetas de tabule

Tabulé de frutos secos

Tabulé de frutos secos

Si nos paramos a pensar en algunos de los ingredientes favoritos que tiene el recetario árabe, seguro que los frutos secos no pueden faltar en ningún momento: pistachos, almendras, nueces o cacahuetes son algunos de los que más gustan y más se consumen dentro del recetario de muchos países árabes.

El tabulé es uno de los platos más conocidos dentro del amplísimo recetario con la que cuenta el Medio Oriente y si mezclamos los frutos secos con este plato, sale algo tan especial como el que os vamos a enseñar a hacer en esta entrada:

Para ello necesitaremos estos ingredientes:

  • 250 gramos de sémola de trigo
  • 250 centilitros de agua.
  • Dos docenas de almendras.
  • 10 nueces.
  • 20 pistachos.
  • 10 cacahuetes.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal (a discreción)

Modo de elaboración

El primer paso debemos dar en esta receta es preparar la sémola de trigo o cuscús. Para ello verteremos los 250 centilitros de agua en una cazuela y la llevaremos a hervir, ese será el momento de incorporar el cuscús, un pequeño chorrito de aceite y un poco de sal. Taparemos la cazuela y apagaremos el fuego, con el calor residente se acabará de hacer la sémola.

Mientras se hace la sémola nos tocará uno de los pasos más tediosos de esta elaboración y consiste en pelar todos los frutos secos, aunque en esta ocasión no son demasiados. Cuando los tengamos pelados los meteremos en el robot de cocina y los trituraremos para que quede en trocitos, pero sin que sea demasiado pequeño.

Si no se tiene un robot de cocina, se puede hacer de la forma más tradicional posible, es decir, utilizando un mortero, pero para que no se nos escapen los frutos secos debemos echarle un poco de sal al mortero antes de incorporar los frutos secos.

El último paso es sacar el cuscús de la cazuela y escurrir el posible exceso de agua que pudiera tener. Ponemos el cuscús en una bandeja o plato hondo y después echaremos los frutos secos triturados, removeremos bien para que todos los ingredientes se mezclen bien y dejaremos reposar en la nevera durante dos o tres horas y ya estará listo para comer.

Consejos

Cuando vamos a echar la sémola en la cazuela hay que acompañarla de un chorro de aceite o de mantequilla, con lo que evitaremos que la sémola de trigo se apelmace y se acabe pegando.

Si queremos, como es el caso, podremos añadirle menta y cilantro para darle un sabor fresco e incluso un chile si queremos.